Uno de los locales más emblemáticos de Foz, la cafetería Xoyma, celebra este lunes los 30 años de su apertura en la avenida da Mariña, una de las arterias más concurridas de la villa. «Abrimos na véspera do día de Santiago do 1987. Xurdiu a oportunidade de coller o Capitolio e os meus sogros, que levaban máis de vinte anos emigrados en Suiza, viñéronse e empezamos no negocio xuntos. Fixemos unha pequena reforma e desde aquela seguimos aquí», comenta Fernando López, propietario del establecimiento junto a su esposa Ángeles Piñeiro.

Durante este tiempo han convivido tres generaciones. «Os meus sogros xubiláronse hai doce anos e os fillos naceron no negocio e traballaron nel. O pequeno, Hugo, segue e o maior, Diego, deixouno porque é un namorado dos cafés e veuno buscar Cafento, pero continúa asesorándonos», apunta orgulloso Fernando. De los propios nombres de los suegos, Xosé y Maruxa, salió el del local.

PROFESIONALIZACIÓN. Dice el tango de Gardel que «20 años no es nada…», sin embargo 30 en la hostelería dan para mucho. También para perder la ilusión, aunque no es su caso. «Estamos máis ilusionados que o primeiro día porque seguimos intentando ofrecer o mellor produto. Sempre buscamos profesionalizar ao máximo o negocio e axudounos o centro de hostalería. Por iso temos dous baristas profesionais», destaca. Además, han intentado ser siempre vanguardia: «Agora imos sacar sete variedades especiais de café, de lugares como Kenia. Queremos darlle á xente o que non poida atopar noutro sitio».

El Xoyma seguirá siendo ese negocio en el que el atravesar la puerta es sinónimo de un aroma inconfundible a pastelería tradicional y café

La clientela ha respondido durante estas tres décadas a sus esfuerzos, a pesar del aumento de la oferta en Foz: «Desde que abrimos traballamos por e para o cliente e a fidelidade da xente obrigounos incluso a non pechar ningún día da semana. Tocounos vivir esta crise, pero na cafetería, salvo un ano que baixou un pouquechiño, nestes últimos cinco foi medrando sempre e iso é gracias á fidelidade da xente. Estamos encantados».

También repiten cada año los veraneantes. «Temos clientes do interior que vimos como lle foron medrando os seus fillos e incluso xa os netos. É unha das cousas máis bonitas da hostalería», di.

MÁS DE 300 CAFÉS. Fernando estima que pueden servir entre 300 y 350 cafés diarios: «Está claro que é o noso forte, porque temos unha clientela fixa todos os días para os almorzos». Su pastelería propia también ha encumbrado al Xoyma como uno de los reyes de la mañana. «Antes das oito xa temos todo listo para ser degustado».

Pero si la ilusión, la fidelidad de los clientes y la constancia son factores fundamentales para explicar la longevidad del negocio, Fernando recalca que también es capital «ver que hai relevo por detrás, porque se non quedara con nós ningún dos fillos, non teríamos cambiado o local de arriba a abaixo hai dez anos», reconoce.

Fue durante esa reforma la única época en la que el Xoyma cerró sus puertas: «Tiramos todo e fixemos unha unha cafetería nova que gustou moito. De feito, pasou xente do gremio para coller ideas e fomos o primeiro local da Mariña preparado para a lei antitabaco». Incluso tenían en mente aumentar el establecimiento, pero la llegada de la crisis retardó sus planes. «Temos un entresuelo para acoller un comedor de algo máis de 30 persoas». Asimismo, cuando finalicen las obras en su calle esperan poner en marcha otra vieja idea, una terraza.

Mientras, el Xoyma seguirá siendo ese negocio en el que el atravesar la puerta es sinónimo de un aroma inconfundible a pastelería tradicional y café, que invita a tener una buena conversación mientras te transporta a Colombia, Italia, Etiopia o Filipinas.

M. ALBO LESTEGÁS (22 de Julio de 2017). El aroma de la tradición. El Progreso. Recuperado de http://elprogreso.galiciae.com/noticia/733122/el-aroma-de-la-tradicion

LEAVE A REPLY